jueves, 18 de junio de 2009

El té de las cinco...

El té es la segunda bebida más popular del mundo. Sólo el agua tiene un mayor consumo mundial que el té. Se estima que se beben diariamente en nuestro planeta entre 1,8 y 2 billones de tazas de té.

La palabra "té" proviene del chino "cha", que escrita está formada por los ideogramas correspondientes a "hierba", "hombre sobre la tierra" y "árbol". El té (Camellia sinensis) es una planta que suele medir entre uno y siete metros de altura. Es un arbusto muy erguido que resiste muy bien el frío, y aparece recubierto de muchas ramas. Sus hojas, que se parecen a las de la camelia, se encuentran distribuidas de forma alterna por toda la planta; son de color verde oscuro, bastante carnosas y de forma más bien ovalada. Es originario de China, donde crece como arbusto silvestre de forma espontánea en los montes.

Todos los tés
(verdes, negros y semi-negros u Oolong) vienen de la misma planta. La diferencia está en la forma en que se preparan las hojas recogidas. El té verde, a diferencia del negro y el Oolong, no está oxidado, por lo que los constituyentes activos permanecen inalterados en la hoja.

El Maestro del Té, Sen no Rikyu,
dijo que el té consistía simplemente en hervir agua, hacer té y beberlo. Es decir, algo sencillo. También estableció los cuatro estándares del chado, “el camino del té”: WA, KEI, SEI, JAKU (armonía, respeto, pureza y tranquilidad). Al imbuir la ceremonia del té de estos cuatro parámetros, hervir agua, hacer té y beberlo ya no parece tan sencillo.

La "Flor de té" o "Tea Gu" nos proporciona un total de seis variedades distintas que llevan por nombre el de una princesa o deidad femenina china, Yangyuhuan, Luoshen, Wangzaojun, Wuzetian, Xishi, Yangyuhuan. Cada variedad nos proporciona un aroma especial evocando diversas flores como el jazmín o el crisantemo entre otros.


"WA (armonía) es el ideal último del ser humano. Es la interacción positiva entre el anfitrión y el invitado en una reunión para tomar el té o entre personas en cualquier situación de la vida. El té es lo que se comparte entre anfitrión e invitado, y no es una búsqueda solitaria".


"KEI (respeto) es la capacidad de comprender y aceptar a los demás, incluso a aquéllos con los que podemos estar en desacuerdo. En el té el anfitrión piensa en el invitado y el invitado en el anfitrión. Idealmente, todos tienen el mismo rango en la sala de té. Es importante tratar todo y a todos con el mismo respeto.El precio de un objeto no debe dictar cómo va a ser tratado".


"SEI (pureza) es la capacidad de tratarse a sí mismo y a los demás con un corazón puro y abierto. Ésta es realmente la esencia del entrenamiento en la ceremonia del té. Un corazón puro no es ostentoso sino natural. El ideal de pureza era el aspecto natural del jardín después de que hubiera sido limpiado y unas cuantas hojas de un árbol cayeran sobre el musgo recién lustrado."



"JAKU (tranquilidad) es el punto en el propio entrenamiento y práctica en el que se alcanza cierto nivel de desprendimiento. Mientras que por un lado es el objetivo último, por el otro es un nuevo principio. En este punto pueden hacerse realidad las ilimitadas posibilidades de la vida."

Como leí en una ocasión,

"Se bebe té para olvidar el estrépito del mundo".

Un placer compartir este té contigo.

7 comentarios:

VolVoreta dijo...

Esto ha sido una auténtica "Ceremonia del Té".
Me he tomado uno verde y me voy intentando encontrar el camino WA, KEI, SEI, JAKU.

Gracias.

Te dejo un beso con aroma de jazmín.

Nautilus dijo...

Muy buen post :)
Aquí en España el Té no tiene esa presencia cultural de otros paises como Reino Unido (la famosa hora del Te XD) o Japón. Los japoneses son tan amantes del te que incluyeron la Ceremonia del Te (Cha No Yu) como una de las vías del Budo.

Hay una preciosa historia que me contó mi sensei de Aikido sobre Tajima Kozo, un maestro del té que un día, sin pretenderlo, importunó a un samurai errante. Éste, lejos de seguir las doctrinas del Bushido, retó a un duelo a muerte al pobre Tajima que, sin salir de su asombro, intentó disculparse sin éxito. La mala suerte del maestro del té fue toparse con un samurai alejado de la vía del Budo, invadido por el flujo negativo de la vida.

Tajima visitó a un amigo suyo, un gran maestro en la vía del sable. Le pidió humildemente que le enseñara a morir (con dignidad) en combate sin ser humillado por la inmisericordia de su contrincante. El maestro samurai le pidió que, antes de empezar con sus enseñanzas, realizara para él una ceremonia del Té. Tajima, como maestro del té, no pudo negarse y enseguida inicio el sagrado rito de la preparación del té.

El maestro del sable quedó impresionado al ver a Tajima. Parecía haber olvidado el destino que le esperaba concentrándose en cada movimiento de la ceremonia. Suave, sutil, sensible y ceremonioso, Tajima realizó la ceremonia del té como sólo un maestro es capaz de hacerlo, olvidando su pasado, su presente y su inmediato futuro, centrándose en la humildad del acto y despojándose de las malas influencias que puedan interferir en su rito.

Una vez terminada la Ceremonia del Te, el maestro del sable le dijo a Tajima: "No es necesario que te enseñe a morir. Tu depurada técnica, tus movimientos tan detallistas y tu sinceridad en lo que haces es más que suficiente para derrotar a cualquier samurai alejado de la vía. Mañana, cuando se presente tu adversario ante ti, compórtate igual que ahora, como si estuvieras realizando una ceremonia del té. Al finalizar, desenvaina tu katana y levántala con la dulzura de tomar un sorvo de té y mantenla sobre tu cabeza." Y dicho eso, se levantó y despidiéndose cortesmente, se retiró a sus aposentos.

Tajima, extrañado por el comportamiento de su amigo, le agradeció su enseñanza y se fue directamente al lugar del encuentro. Al alba, tal y como habían acordado, el samurai errante se presentó con una sonrisa burlona de quién desprecia a un desconocido sólo por su apariencia. Tajima, recordando las palabras de su amigo, inició el rito sagrado del Cha-No-Yu como si fuera a servir el té a un amigo.

Tajima Saludó cortésmente. Se quitó el hábito y lo dobló siguiendo un ritmo elegante y seguro. Sin temblar, sin mostrar cualquier signo de temor, desenvainó su katana como si estuviera sirviendo té y la levantó sobre su cabeza colocándose en kamae. Su enemigo, atónito ante aquella demostración perfecta de movimientos, dejó caer su katana y tembloroso, se vino abajo temiendo por su vida pues creia estar delante de un auténtico maestro del sable. Postrado de rodillas, le suplico con los ojos llorosos y la voz entrecortada que le perdonara la vida y le aceptara como discípulo.


Y esta es la historia :) De aquí se puede extraer que la sinceridad en lo que hacemos a veces es la mejor arma y que la ceremonia del té es más importante de lo que pensábamos!! XD

Un abrazo del té :D

Gonzalo dijo...

Entre tu Entrada -genial- y el anterior Comentario,...
me siento super-documentado.
De vicio! si ya era asiduo al té, ahora mucho más.

Un... ceremonioso beso.

KHORNE dijo...

Yo el té no... pero la tila y la manzanilla... la tomo en cantidades industriales, me calma y alivia mis pesares y hace que no tenga que tirar de tantos ansiolíticos. (No siempre, sólo en temporadas de mucha ansiedad) :(

Mezclar una infusión de tila con miel + manzanilla de naranja... y dejar enfriar un poco no tomar muy caliente... !!ni orgasmo macho!!... bueno... a lo mejor me he pasado un poco jajajaja

besos love

Cat's dijo...

al final conseguiste el té que se hace flor???

adoro tomar té, y me encantaria aprender la ceremonia ;)
besos felina!

Ana dijo...

VOLVORETA,

Cielo, deja de buscar, ya lo has encontrado. Si alguien está en el camino WA (no hay más que ir a tu blog) KEI (no hay más que leer tus comentarios. Los que dejas en los blogs que visitas y los que nos regalas en tu blog en respuesta a los nuestros) SEI (insisto, sólo hay que pasearse por tu blog o por tu terraza :) JAKU (estás a un paso. Ahí estamos)

Gracias a ti.
Por escribir.
Por los besos con aroma a jazmin...
:)

NAUTILUS,
:)

eres como el "Tea Gu"; dificultoso de encontrar y caro de degustar. Pero joder! (perdón!) que merece la pena.

Bellísimo el comentario con el que nos has agasajado.
Gracias!

Un abrazo "sincero".

KHORNE,

"Pesares"!!?? Ansiolíticos??!!
Love!! me cachis en la mar salada!!
A quién he de "cantarle las cuarenta" para que tú estés mejor, sereno y calmado??
Habla!!
Rauda me presento allí y se acabaron las tilas, faltaría!!
:)

Por cierto,
"infusión de tila con miel+ manzanilla de naranja...ni orgasmo!!???"
Uix!! Dile a tu señora que se ponga al aparato, anda!!
;)

Besos Love,
y vete colgando el post del "APROBADO" si no quieres que la de los ansiolíticos sea esta que escribe, venga!!

CAT´S,

SÍ!! SÍÍÍÍÍÍÍÍÍ!!!
LO CONSEGUÍ!!!
A precio de oro (cada flor cuesta 2 euros. Como las polaroids!!)
Pero merecen la pena.

Besos para ti, gatita.

Sarinha dijo...

Me gusta el té, y me gusta tu nueva imagen de blog. Mi versión del té: http://caffelatte.es/conceptos-de-vida/esa-sustancia-excitante-que-tanto-me-gusta/
Un besito!!