miércoles, 21 de octubre de 2009

Jorge y las palabras


Hace diez años que nos conocemos. Fuiste la primera persona a la que insulté a la cara. Quince días llevaba en la empresa, de los cuales; los últimos cuatro los había pasado contigo en la sede de la empresa en Madrid. Me dabas formación de producto. Lo recuerdo como si fuera hoy. La fotocopiadora, la moqueta gris, esa luz blanca de oficina sin ventanas... Nos diste un descanso de cinco minutos y yo salí escopeteada por la puerta. Acababas de decir algo que me había dejado K.O. Me iba a venir abajo y no podía, no allí, delante de toda esa testosterona. Yo era la primera mujer que había contratado la empresa. Tenía que dar la talla: Hacer como que no sentía como me desnudaban con la mirada y demostrar que entendía de ventas y de mecánica. Tú saliste un poco después y me encontraste aferrada a la impresora, temblando por contenerme.

Y en eso, tu voz a mi espalda: - Todo bien?. Me giré y te pregunté: - La verdad, o una mentirijilla piadosa?. -La verdad, siempre la verdad -me contestaste presto. Y entonces te espeté en un tono moderado - Eres un CABRÓN, llevo toda mi vida adaptándome al p... sistema de los coj..., y ahora que ya lo había conseguido, vas tú y me dices que me olvide. Que las cosas se hacen como pensaba yo! Ahora?! Ahora me lo dices?! No es justo, joder!. Jamás había insultado a nadie a la cara! Jamás! No me conoces y no espero que me creas pero acabo de caer en la cuenta de que yo sólo insulto a las personas que respeto.
(Eso lo aprendí contigo)

Me creíste (cuatro días y ya me conocías), aguantaste el tipo (gracias) y me concediste unos minutos para que me recompusiera. No podía creerme que te hubiera insultado y hubiera expresado mi opinión con tantos tacos!!. Hablamos. Y desde entonces no hemos dejado de hacerlo. Ya no estoy en la empresa pero contigo no he dejado de aprender, de conocerme. Sabes cosas de mí que yo he averiguado por las palabras que me regalas;
... eres diferente y la sociedad estigmatiza a los que no son como la mayoría.
Jorge, esta soledad es escogida. La gente piensa que... pero...
Ana, ha de ser duro vivir contigo, pero ha de ser muy gratificante para el que tenga el valor de hacerlo, eres una mujer que sabe lo que quiere y lo que exige en un hombre. Y no es fácil para nosotros estar a la altura. ¿Qué hombre no quiere una mujer tonta?. Y a ti se te llega por la cabeza.
No sé hablar Jorge. Puedo escribir, pero me cuesta hablar. La gente se incomoda con mis silencios.
"... tus silencios son producto de la necesidad que tienes de encontrar la palabra que defina con exactitud lo que tienes que decir. La única connotación negativa es que puede parecer una actitud afectada, incluso falsa en un primer contacto contigo. Que nada tiene que ver con la persona que realmente eres".

Guardo por escrito tus palabras.
(Éstas son de una conversación que tuvimos el 18 de mayo de 2004)
Tus palabras me calman, enriquecen o me alteran según se tercie, pero sobretodo, sostienen a la Ana que no encaja con el resto. Miro el obsequio que me has hecho y aún no acabo de creérmelo. Tú que sabes de mi amor por las palabras. Del cuidado que pongo en usarlas, empleando la precisa aunque ello me lleve tiempo y silencios. Habías de ser tú el que me obsequiara con el libro que las cobija a todas en sus páginas...


Hay libros que no se pueden comprar. La belleza SIEMPRE debería ser obsequiada. Mil gracias Jorge. Por entenderlo. Por conocerme. Por ellos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces alguien puede callar su historia para protegerse del mundo. Tambien puede utilizar el insulto, para el mismo fin. El silencio "PESA" y no sabes como. No podemos vivir aislados del entorno. No sería "natural". Lo que veo es como el mundo puede olvidar con tanta facilidad los dramas de los demas. Yo creo en las pequeñas cosas de la vida, pequeños detalles que revelan cuestiones mas importantes. Es como si la sucesion de pequeños detalles se repitieran a gran escala para formar un mapa. El mapa que hay que saber "leer". Es como un mundo intimista, en los entresijos de almas marcadas por las cicatrices de la vida, que han renunciado a esperar nada y sólo divisan un poquito de luz cuando "el amor" (o la unica realidad capaz de redimirte) te concede una segunda oportunidad.
Nunca es tarde para aceptarla.

VolVoreta dijo...

Qué gran tipo Jorge...no quedan muchos así. Creo que las prisas y las apariencias se los están "engullendo"...o ¿era de los últimos?

Te dejo un beso "gatita".

Cat's dijo...

Me encanta toparme con gente como vos, que sepas que toda esta anécdota me hace sentir orgullosa de vos y que ambos pueden sentirse orgullosos de haberse topado hace diez años atrás.
abrazos varios!

Gonzalo dijo...

... un tipo, ese Jorge, con el que no necesitas de tus "espinas".
Me alegro! -por los dos-
(Cuidar esa AMISTAD).

Un beso.

*GEORGINA* dijo...

linda historia
saludos cordiales
georgi

KHORNE dijo...

En los más reconditos lugar puede uno encontrarse diamantes en bruto... curiosa manera de empezar una amistad jejeje

Seguro que después de ese arrebato de temperamento, Jorge vió en ti algo que le gustó, tal vez, se dio cuento de lo que tenia delante y por eso se tomó su tiempo para disfrutarlo, para saborearlo...

De ahí que haya permanecido vuestra amistad o si no ya admiración a día de hoy.

Besos miles love

Alberto Tallón dijo...

No hay más que leer tus textos para darse cuenta del cariño que tienes a las palabras... un buen tipo Jorge, siempre va bien tener uno cerca...

Un saludo! (a ambos dos...que se dice.)

neruda dijo...

Debe ser maravilloso contar con alguien así....alguien capaz de aportar cierta luz a tus miedos e inseguridades...Me ha encantado la forma en la que lo has narrado...creo que has transmitido el gran cariño que le tienes...Yo tengo la suerte de contar con "un gato" en mi vida...por lo que he leido, alguien como Jorge...con quien los silencios...no son incómodos..Un besito

Ana dijo...

ANÓNIMO,

Estoy de acuerdo con casi todo lo que has escrito (y con lo que NO has "dicho" pero que subyace en lo escrito).

En cuanto a las "segundas oportunidades", YO siempre las considero como "primeras y únicas". No me gusta asignarle a nada, ni a nadie una etiqueta de "segunda".

Comparto contigo ese apreciación sobre los detalles. Los detalles son los que nos diferencian a unos de los otros. Los detalles hablan, gritan, muestran lo importante.
:)

Y hablando de detalles,
voy a pedirte (para tranquilidad de todos) un "detalle" (además de seguir disfrutando del placer de tu presencia y tus comentarios en este blog :) procura NO entrar como "anónimo". Si no tienes blog o te da apuro dejar tu nombre, utiliza un "nick", sí?
De ese modo podré(mos) interactuar entre todos.

Un abrazo.

Ana dijo...

VOLVORETA,

Un gran tipo, tú lo has dicho!
Y sí, quedan "tipos" así :)
Sin ir más lejos yo estoy hablando con una de ellos!
Y no miro a nadie!! ;)

Cielo, no sé qué he hecho en esta vida pero ViveDios! que lo debí hacer muuuuuuuuuuu bien!! porque en este blog (y en el tuyo! y un par más que ambas dos disfrutamos) el tanto por ciento de "buena gente" por pixel cuadrado alcanza cotas altísimas!!
Una suerte!
:)

Un besazo, Cielo.

CAT´S,

"Orgullosa de mí"?
Aix!! NO me digas esas cosas, niña!
que me pongo rosa y tierna!!
:)
Mil gracias, bonita!! EL PLACER (de toparme con gente como vos) es TODO MÍO!!

Un beso con "bigotes" y un ronroneo laaaaaaaargo.

GONZALO,
:)

Sabes? He estado pensando (contigo pensar es como el pan nuestro de cada día. Gracias! :) creo que las "espinas" siempre están pero sólo las "ven" y las "sienten" las personas que se acercan con malas artes.

Aix! No es eso exactamente lo que quiero decir!! Disculpa, seguiré pensando. En cuanto haya encontrado las palabras exactas, te digo.

Un beso suave.

GEORGINA,
Vaya! tenemos una nueva comentarista!! :)
BIENVENIDA a esta tu casa!
Pasa, pasa, me pillas con el blog hecho un desastre pero si me das un minutito me pongo al día y me paso por el tuyo para saludarte como se debe.
:)

Ana dijo...

KHORNE,

Entre tú y yo
(no se vayan!! que esto es una frase hecha o muletilla para entrar en faena pero escribo para TODOS :)
es en esos "momentos"
(de crisis, de estrés, al límite...)
cuando realmente sabes qué te va a deparar la relación con esa persona.

Mira, las palabras (por lo visto y ES UNA LÁSTIMA) son fuente de malos entendidos (como decía mi querido "Principito") pero si miras más allá de ellas, si prestas(mos) atención al emisor de esas palabras te aseguro que NO PUEDE HABER MALENTENDIDO POSIBLE.
Jorge, por suerte, hizo eso conmigo. Y LO MEJOR es que lo hizo
después de "conocerme" hacía sólo 4 días.

Es un profesional en conocer a las personas, es cierto, forma (en sus cursos) una media de cuarenta personas al mes (no lo sé a ciencia cierta). Sabe lo que se hace pero el mérito es que después de tantos años, no se ha "acomodado", no da "por sentado", sigue prestando especial atención al "emisor". Eso DICE MUCHO DE ÉL.

Conozco a otra persona que a pesar de todo y de todos hace lo mismo.
Y no miro a nadie! ;)

Besos miles para ti también, Love.
Besos miles!

Ana dijo...

ALBERTO TALLÓN,
:)

Gracias, por tus palabras!
Y por seguirnos las chanzas a tu amigo y a mí. Eso también dice mucho de ti. Bueno, grita más bien, lo genial que eres :)

Mil gracias, moderador!

Un abrazo.

STEFANY,
no volveré a hacerlo si eso es lo que deseas.

Cuídate, guapa.
:)

NERUDA,
:)

Vaya! este post me está deparando un montón de sorpresas!! Unas buenas, otras no tan buenas (snif!) y otras GENIALES!
BIENVENIDA!!
Acabo de venir de tu blog.
Te he leído (en comentarios en blogs a los que somos asiduas) y nunca me había tomado el tiempo necesario para disfrutar de tu espacio. Acabo de hacerlo y puedo decir que HA SIDO UN PLACER!
Volveré, bueno, de hecho te acabo de añadir a mi reader.

Un besote.
(oh! que me olvido! tienes unos "robacorazones" -y me refiero a tus hijos- guapísimos!)