martes, 15 de junio de 2010

Cometas en el cielo



-Estamos perdiendo el tiempo. Iba en dirección opuesta, ¿no lo has visto?
Hassan lanzó una mora al interior de su boca.
-Ya vendrá --dijo. Yo apenas podía respirar y él ni tan siquiera parecía cansado.
-¿Cómo lo sabes?
-Lo sé.
-¿Cómo puedes saberlo?
Se volvió hacia mí. De su cabeza rapada caían algunas gotas de sudor.
-¿Crees que yo te mentiría, Amir agha?
De pronto decidí jugar un poco con él.
-No lo sé. ¿Lo harías?
-Antes comería tierra --respondió con una mirada de indignación.
-¿De verdad? ¿Lo harías?
Me miró perplejo.
-¿Hacer qué?
-Comer tierra si te lo pidiese --dije.
[...] Me examinó la cara durante un largo rato. Estábamos allí sentados, dos muchachos debajo de un cerezo, de repente mirándonos de verdad el uno al otro... [...]
-Lo haría si me lo pidieses -dijo por fin, mirándome fijamente. Bajé la vista. Hasta el día de hoy me resulta complicado mirar directamente a gente como Hassan, gente que cree cada palabra que dice-. Pero me pregunto -añadió- si tú me pedirías que hiciese una cosa así, Amir agha.
Y así, de ese modo, me lanzaba él su pequeña prueba. Si yo estaba dispuesto a jugar con él y a desafiar su lealtad, él jugaría conmigo y pondría a prueba mi integridad. En ese momento deseé no haber iniciado la conversación y forcé una sonrisa.
-No seas estúpido, Hassan. Sabes que no lo haría.
Hassan me devolvió la sonrisa. La suya no parecía forzada.
-Lo sé -afirmó. Es lo que le ocurre a la gente que cree lo que dice. Que piensa que a los demás les sucede lo mismo-.
COMETAS EN EL CIELO
Khaled Hosseini

7 comentarios:

Ana dijo...

Es lo que me sucede: creo en cada palabra que digo y pienso que a los demás les sucede lo mismo...

Quizás por eso hay personas que les resulta complicado mirarme directamente y recurren al e-mail para disculparse por su falta de integridad.
:)

Bellísimo libro.
Si tenéis oportunidad, NO dejéis de leerlo.

Khorne dijo...

A mi me pasa lo mismo que a ti Ana, creo en cada una de las palabra que digo.

Lo de la segunda parte... hummm, mejor me pido el comodin de la llamada jajaja

Anda que por e-mail... vaya tela, bueno las hay peores, que simplemente tienen la puta mania de desaparecer, o dejarte tirado una semana en un hotel de carretera, eso si con el paso de los años volverá a entrar una y otra vez en tu vida, con meses de margen, para asegurarse de que te va matando poco a poco, hay gente con muy pocos escrúpulos y cero patatero en integridad love...

En Internet te puedes encontrar lo mejor, pero también lo peor de esta especie humana...

Jaime dijo...

Bueniiiiísimo el libro, Ana; ¿Has leído "Mil soles espléndidos"? Se parecen mucho, y a mí me gustó más el primero, pero este también es un libro precioso, (son 2 chicas esta vez...), y muy triste también.
Un beso.

Gonzalo dijo...

... pero Tú no cambies!
Que nadie con sus actos, consiga que le "pagues" con la misma moneda.

Un besazo.

Alberto Tallón dijo...

¡Muy bueno! me apunto el libro en la lista de "pendientes" para este veranito.

lo del mail...tiene migas...

saludos!!!!!

jordicine dijo...

Un gran libro y, además, una película que no está nada mal. Buena entrada. Besos.

el olvido imposible dijo...

Hola, entro con permiso... No he leído el libro, vi la película, y francamente, me gustó muchísimo. Me gustan los gatos de tu página y lo que dices, aunque intuyo tu herida. La integridad no es un traje que uno se quita o se pone en función del público, es más bien una piel de la que uno no puede mudarse. No sé, a estas alturas hay un puñadito de cosas importantes, y entre ellas, indudablemente y para mí, está ser fiel a uno mismo y actuar con honradez con los demás. Besos niña, encantada de pasarme por aquí. Yo también soy gatuna.