martes, 7 de abril de 2009

El Imperio de la seriedad.


El término "Humor" procede del griego humus y era una palabra empleada por los griegos para referirse a los humores y fluidos que llenan el cuerpo humano y que nos mantiene vivos. Repito, nos mantiene VIVOS. Sin embargo, en ciertos ámbitos es algo incluso mal visto donde puede llegar a considerarse una actitud poco responsable o un exceso de frivolidad. Nada más lejos de la realidad!.

-
Ana, se te oye reír desde el otro lado del edificio!. Estamos trabajando! - me "comenta" el jefe desde el vano de la puerta. (Nota: Ha dejado su regio despacho para venir a decirme "eso"!).
-
Yo también jefe. "Eso" que sale por la puerta es un "cliente". Y digo "cliente", no "posibleCliente". He cerrado otro pedido.

Jefe que cambia el peso del cuerpo de una pierna a otra. Jefe que no se mueve de la puerta. Ana que entiende a "Tarzán" (perdón! quería decir "Jefe"!) pero que no le da la gana facilitarle "suTrabajo" al Jefe.


-
Oh! ya entiendo! -exclama la Ana iconoclasta-. Trabajar sí, pero que "no se note" que "disfruto", eh?. Eso me daría la razón a mí cuando digo que reír y conseguir buenos resultados en el trabajo es compatible y le quitaría la "razón" al Dire, no?. Vaya! -sigue la Ana iconoclasta en un tono "cariñosoTeñidoDeIronía"-. No me gustaría estar en tu situación "Jefe", cuando le tengas que argumentar al "Dire" que NO voy a doblegarme a la política "oscura" de la empresa y tragar con postulados retrógrados y "serios" para hacerle feliz a él y a su orda de prejuicios. Quiere "resultados" y que cumpla "los objetivos", no? Bien. Pues ahí los tiene, las risas van en el paquete. Si "susPrejuicios" le ganan el pulso a "misResultados" que me despida. Un Almax, "Jefe"?.

El humor, en mi humilde opinión, puede ayudarnos a conseguir el mismo éxito que tendríamos si empleáramos un tono "serio y formal" (y a mí me facilita la criba entre "personas amargadas, negativas y pesimistas" que cuanto más lejos mejor, de las que sí quiero tener a mi lado).
El que practica el humor ve las cosas por el anverso y el reverso. Es todo menos superficial. Y posiblemente, logre más fácilmente e incluso con buen rollo el objetivo que se(me) había prefijado. (Aunque en el proceso tenga que lidiar con esa "doble moral" que viste el "imperio de la seriedad" de este país).

El humor es
algo inherente al individuo y en mi caso, además, "una posición ante la vida". Este blog es buena muestra de ello. Cada vez que me encuentro a alguien que hace mucho tiempo que no veo y lo primero que me suelta es un: "Joder Ana! que bien me lo paso con tus posts. Con algunos me río a carcajadas!!", no puedo evitar engordar de satisfacción.

Como dijo Oscar Wilde:
"La vida
(los exámenes, la crisis, la soledad, el dolor...-añadiría yo-) es demasiado importante para tomársela en serio".

7 comentarios:

Jorge dijo...

Solo quiero, para comentar esta entrada, remitirme a laguna de las genialidades del Gran e Iconoclasta GROUCHO:
Una para el jefe: "Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota, pero no se deje usted engañar, es realmente un idiota.".
LA OTRA PARA TI:
"El secreto del éxito se encuentra en la sinceridad y la honestidad. Si eres capaz de simular eso, lo tienes hecho."
PETONS

Everything You Know Is Wrong dijo...

Realmente tiene que ser un placer trabajar al lado tuyo...

Gracias por tu vitalidad.

Julia dijo...

Tienes razón Ana, a los pesimistas y gruñones ¡hay que huirles como a la peste!!.
En estos días el buen humor ciertamente nos ayuda a sobrellevar los desmanes a los que nos vemos expuestos en nuestra rutina. (En mi caso vaya que a veces son muchos!!)

Aunque parezcamos vanos y frívolos algunas veces ¡al diablo!!, como mojarra enjabonada, que todo se nos resbale.
¿No te gustaría ser mi compañerita de trabajo?!! jajaja!
Besos!!

Sarinha dijo...

A mí me encanta tu humor, y me encanta reirme a todas horas, que motivos para estar triste siempre sobran, hay que sonreir cuando se presenta la oportunidad. Justo estoy escuchando una canción que dice: Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites.
Besosss

Carmen dijo...

Se engorda de satisfacción y se adelgaza riendo, es un mecanismo justo de compensación. Así que echemos todas las carcajadas que nos sea posible. Además los jefes muy serios enferman del hígado. Es mejor ser un emplead@ simpatic@. Besitos

VolVoreta dijo...

...No cambies mientras puedas, mi niña, eres la pizca de sal que circula por mis "humores" :)

Te dejo besos y + besos.

arbil dijo...

... que no te quepa ni la menor duda, E.Y.K.I.W., incluso hubo un antes y un después...