domingo, 19 de octubre de 2008

Que tinguem sort.


El I Ching es el más antiguo y profundo de los textos clásicos chinos. Como "antepasado" de toda la filosofía china, es la fuente primordial de todo el misticismo pragmático del Tao Te King, el humanismo racional de Confuccio y la estrategia analítica de El Arte de la Guerra de Sun Tzu.

El Libro del Cambio (el I Ching) fue compuesto originalmente hace más de tres mil años por un rey y su hijo, bajo la supervisión de un monje taoísta. Seis siglos después, este libro fue analizado y anotado por Confucio, el gran erudito y educador. El resultado de su trabajo fue el libro clásico que se conoce hoy día, y que constituye un compendio de consejos sobre las causas que se hallan tras el auge y la caída de todos los reinos y de todas las situaciones.


Hace un par de años, en una temporada especialmente dura de cambios en mi vida, un amigo (que hace 15 años que estudia el I Ching) me regaló dos libros del I Ching, uno bellamente ilustrado y otro de bolsillo para que pudiera consultarlo cuándo fuera menester. - No dudes en consultarlo, Ana. Eres una persona muy intuitiva. Lees en la gente. Todo el saber está dentro de ti. Este libro te ayudará a descifrarlo. Tenía razón. Estoy educada en la fé cristiana, pero ésta nunca me ha aportado la calma de espíritu que me ha aportado el I Ching. Así fue cómo me introduje en el mundo de la meditación. Cuándo mi mundo zozobra, acallo mis miedos, me relajo y lo consulto.
Ayer, necesité de su calma. El hexagrama que me salió fue el Ocho, (Mantenerse unido. Mantenemos las cosas unidas al adherirnos a lo correcto en nosotros. Nuestra actitud interna lo determina todo).

Traducido al principio del comportamiento humano, la firme línea quinta (se empiezan a contar desde abajo) representa la independencia interior. El
hexagrama nos (me) pregunta si somos (soy) capaces de mantener nuestra independencia interior y nuestros principios a pesar de los desafíos y las tentaciones. Si podemos mantenernos firmes cuando quisiéramos ser indulgentes, constantes cuando quisiéramos dejarlo todo y leales a pesar de las presiones del niño emocional que habita en nosotros, que endemoniadamente insiste en que forcemos las cosas para llegar a una conclusión. Este hexagrama nos advierte que la situación está aquí, (cierto, se sentó en mi sofá) o que se presentará pronto, en la que seremos desafiados y tendremos que adherirnos a nuestros principios (bien). Si nos dejamos llevar por consideraciones que se originaron en el miedo, el deseo, el orgullo o el interés propio, nos debilitaremos.

Quinta línea: Manifestación de unidad (eso hice, mantenerme unida -fiel- a mis principios a pesar del dolor, el deseo, el orgullo o el interés propio)..... Buena fortuna.
Si alguien que ha llegado a reconocer nuestros límites (él los conocía) escoge no respetarlos, debemos dejarlo seguir su camino, porque en todo caso él se debe adherir a ellos voluntariamente, a través de su claridad. Atraemos a la gente a una relación correcta sólo con nuestra fortaleza interior y con nuestra firmeza y consistencia. Cuando perciban que somos firmes en nuestros valores, cesarán de probarnos o de intentar manipularnos y dominarnos, entonces empezaran a ser sinceros. De todas formas, no podemos suponer que serán sinceros; debemos aceptar que sólo pueden continuar siendo sinceros por voluntad propia.


Que tinguem sort!. Tots tres. (Yo, tú y ella.) Buen camino.


7 comentarios:

Ana dijo...

Como decía Schopenhauer;
" El destino reparte las cartas, pero nosotros las jugamos".
Lo que cuenta no es lo que nos pasa, sino qué hacemos con lo que nos pasa.

Quiero dar las gracias públicamente a todas las "Cocinillas" que presenciaron mi "derrumbe" y a pesar de no saber de qué iba el tema (nunca doy nombres ni inculpo a nadie, mis problemas y decisiones son míos y de nadie más) respetaron mi dolor y estuvieron todo el fin de semana mandándome mens de aliento y ofreciéndome su apoyo.

Es en los momentos de crisis dónde descubres quién está a tu lado pase lo que pase y a pesar de no contar con ninguna explicación por mi parte.
Gracias a todas por respetar mi silencio. De corazón!!.

Y a ti, amor,
que tinguis sort i que trobis amb ella tot el que t´ha mancat amb mi.

VolVoreta dijo...

qué maravillosa entrada, Ana, tengo un libro de Lao Tse, "Tao te Ching" (de Integral), con imágenes preciosas y los versos, además en chino.

Elijo estas palabras para tí:

"Si quieres empequeñecer una cosa,
procura que antes se dilate.
Si quieres debilitar algo,
procura que cobre fuerza primero.
Antes de aniquilar algo,
espera a que florezca plenamente.
Si quieres privar de algo a alguien,
primero habrás de darle lo bastante.
Esto es percibir la naturaleza de las cosas.

Lo flexible vence a lo rígido.
Lo débil triunfa sobre lo fuerte.

El pez no debe abandonar las aguas profundas.
Las armas del reino no deben ser exhibidas."
Lao Tse

Ana, cielo, hoy me voy silenciosa pero...estamos aquí, eh?!
Un abrazo.

Ana dijo...

Volvoreta,

Eres un amor! Mil gracias por las hermosas palabras que me has dejado.

Me quedo con;
"Si has de privar de algo a alguien, primero habrás de darle lo bastante".

Me lo dio. Lo bastante. Sin lugar a dudas. Le deseo lo mejor. Se lo merece. Hizo gala del significado de su nombre.

Un abrazo bonita.
Un placer saberte ahí.

Jordi Petit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jordi Petit dijo...

Blogger Jordi Petit dijo...

Ostis, maca, has escrito mogollón!!, y yo en la inópia desde que te dió por esos artículos parcialmente sexuales, que denotaban... una lívido desbordante.

En fin, que me pongo al dia en breve.

Ana dijo...

Jordi Petit,

O debería decir, "Querido Realizador"??. Guau! te ha costado pero me has arrancado unas risas con el pequeño montaje de El Camino.
Gracias por el detalle.
Un besazo.

Oye!! y ya estás poniéndote las pilas y escribiendo en tu blog!!
Que a este paso para cuando te decidas, Jordi Petit estará persiguiendo a las zagalas!!

Anónimo dijo...

BRAVO POR LA MÚSICA (de tu reflexión)!A estas alturas,y pese a pertenecer al grupo cocinillas,quise inspeccionar tu blog porque sabía que aquí reflejarías tu "yo interior"que no quiso comer más sushi porque se le atragantaba.Agradezco que tu dolor sepas transformarlo en reflexión para los demás.Un besazo japonés.