martes, 19 de febrero de 2008

Crónica de una dimisión anunciada.

Aproveché tenía a mis “superiores” reunidos en el despacho de uno de ellos (¿a quién se lo digo primero?. A los dos al vez!- me dije-) para informarles había recibido una oferta de trabajo y había aceptado.

Reacciones:
“ El jefe”
pasó del moreno “rayos uva” que luce, a un “blanco nuclear” cegador. El resto merece un post a parte (se lo he prometido a Jorge) y la respuesta de “el Dire”, (después de abrir dos veces la boca sin pronunciar sonido alguno) fue, 1º felicitarme, 2º dar por hecho no había negociación posible -ya hemos hablado en varias ocasiones de cuáles son mis inquietudes, es consciente de que ésta empresa no me las puede cubrir- y 3º hacerme saber que tenía las puertas abiertas si quería en un futuro volver.
(Me lo ha parecido a mi, o eso ha sido una palmadita?).

Nos darás quince días, verdad?- (Cachis! cuanta congoja!) -. Por supuesto Dire.

Eso fue a finales de la semana pasada. Vosotros lo supisteis este domingo. Mis compañeros de trabajo lo han sabido hoy. La noticia ha corrido como la pólvora y ha habido todo tipo de reacciones.

- Joder Ana! Me han dicho que te vas!?. (Vosotros habéis oído el “Buenos días”?)

- Buenos días a ti también Compañero!. Si, me voy de la empresa. (Sonrisa mediante).

- Para cobrar más?. (Quién dijo tacto?)

- ¿? Crees que me marcho por una cuestión económica?. (Perdonar que me extrañe).

- Porqué sino?. (Claro! Porqué sino!).

Si algo he aprendido - sobretodo en mi trayectoria profesional- (guau! eso ha quedado fetén!) es que a las personas nos mueven diferentes necesidades. Los hay que en su escala de valores primero es la familia, los hay que tienen el estatus, los hay que prima el ocio por encima de todo, para otros es el aspecto económico y así hasta decir basta!.

Es increíble cómo la decisión de una persona remueve, en el otro, miedos y anhelos y cómo éstos se vuelcan en las más sorprendentes reacciones.

Mañana os cuento una de ellas.


1 comentario:

Jorge dijo...

Se le acabo el juguete: se termino la diversión; aparece la frustración; en resumen dos por uno, ¿Estamos hablando de Ana o quizas me he confundido y estoy escribiendo para Carrefour?.
No¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡es de Ana de quien hablamos, de quien sino. !!!!!!!!!!!!!!!!FELICIDADES AMOR, SERA PARA BIEN; MEJOR DICHO TU HARAS QUE SEA PARA MAS QUE BIEN; SERA PARA MEJOR¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡