lunes, 12 de mayo de 2008

Mi talón de Aquiles.

Entre nosotros, no me gustan las “tareas del hogar”, puaj!, son tediosas y poco agradecidas. Claro que como no tengo “duendes” que se ocupen de ello, no me queda de otra que hacerlo. Ayer (vaya modo de llover, guau!) era un día perfecto para ventilar de un plumazo cinco o seis puntos de la lista que hice nada más levantarme, a saber; descongelar el congelador, cambio de armario, planchar, solucionar el desconchón del comedor (de una buena vez!), “purgar” mi librería de los libros que en breve harán Bookcroosing en mi ciudad (ya os contaré), el post del puente de mayo en Lisboa y poner orden en mi despacho. Manos a la obra –me dije-. Hice la cama, descongelé el congelador, planché, puse dos lavadoras y cuando me hallaba a medias en la tarea de “purgar” mi librería para hacer sitio a los “nuevos” (los libros que se vinieron conmigo a casa el 23 de abril)… Sucedió. Estaba frente a la estantería y después sólo recuerdo el agua impactando contra la ventana, yo arrebujada en el sofá, la calidez de la luz bañándonos a los dos, él encima de mis rodillas y yo devorándolo. Sólo dos páginas – me susurró él-. Luego seguirás con todo lo que tienes que hacer…y caí!. Y qué manera de caer. Llegaba a la pág. 56 cuando;

“Los que saben hacer la cosas, las hacen; los que no saben, enseñan a hacerlas; los que no saben enseñar, enseñan a los que enseñan, y los que no saben enseñar a los que enseñan, se meten en política”.[…] No significa lo que uno cree que significa. Si uno ascendiera en la escala social de manera proporcional a su incompetencia, os puedo asegurar que el mundo no marcharía como marcha. Pero el problema no es ése. Lo que esta frase quiere decir no es que los incompetentes tengan un lugar bajo el sol, sino que no hay nada más difícil e injusto que la realidad humana: los hombres viven en un mundo donde lo que tiene poder son las palabras y no los actos, donde la incompetencia esencial es el dominio del lenguaje. Eso es terrible porque en el fondo somos primates programados para comer, dormir, reproducirnos, conquistar y asegurar nuestro territorio, y aquellos más hábiles para todas esas tareas, aquellos entre nosotros que son más animales, esos siempre se dejan engañar por los otros, los que tienen labia pero serían incapaces de defender su huerto, de traer un conejo para la cena y de procrear como es debido. Es un terrible agravio a nuestra naturaleza animal, una suerte de perversión, de contradicción profunda.

Después de eso no pude por menos que seguir leyendo. Cuando encuentro algo que me gusta marco la página para en un futuro ir directa. Tuve que dejar de hacerlo! Todo el libro es un despliegue de “perlas”. Me ponía a las 19.20h y daban las 00.50h que cerraba la contraportada. Los libros son mi talón de Aquiles. El resto de tareas?. No coment! Pero, en esta ocasión, el remordimiento no ha podido con el placer de disfrutar de semejante lectura en un día lluvioso. Almond, cielo, estoy deseando leas el tuyo (“La Elegancia del Erizo”) me encantaría saber tu opinión. A los demás no os voy a recomendar encarecidamente su lectura, solo os diré que es la primera vez en mi vida que marco un libro a boli. Yo!. Gatos, té, cultura, una manera de expresarse que es un deleite, un libro demasiado acorde con mis gustos. Jorge, mira que joyitas he encontrado entre sus páginas; Tono acerbo. Ardid. Erige. Fútiles. Demiurgo. Fasto. Hediondos. Enjaezada. Iniquidad. Facunda vindicta…..hummmm!!.

2 comentarios:

Almond dijo...

Cielo,

De momento he devorado Seda, Los girasoles ciegos y estoy con el último de Zafón. Ah! y continuo mi periplo particular con "El cinquè en joc" que se me está resistiendo, pero como me llamo Cristina que lo acabo :-)

Ya te contaré cuando me ponga elegantemente ante tan elegante bombón.

Dulces ronroneos,

Almond

Ana dijo...

......el amplio vestido rojo que se extendía a su alrededor, como una llama, sobre la estera color ceniza. Él le pasaba lentamente una mano por los cabellos : parecía acariciar el pelaje de un animal precioso y adormecido.
SEDA de Alessandro Baricco. Hummmm!!

Me la regaló "unAmigo" el año pasado por mi santo y por dios!, que placer!!.

Almond,
amor, disculpa la excitación del momento, tómate tu tiempo (faltaría más!) yo me ocupo de decirle un par de cositas a esta boquita mía y sus impulsos.

Este mes de abril ha sido pródigo en placeres narrados, han caído "Un mundo sin fin", "La llorona", "La Papisa",hace dos días "La elegancia del erizo" y cuando pensé que se había acabado tanto placer(snif!)ha llegado (hoy)a mis manos "El juego del ángel", pero antes me acabo "Los girasoles ciegos" como que me llamo Calma! ;-)

Besos de todos los tamaños.
(los pequeños y suaves son para "tu hombrecito").

Ana