viernes, 6 de junio de 2008

Frecuencia 435.


En la frecuencia de las vibraciones de las cuerdas, influyen la longitud, tensión y peso de éstas. En un piano o en un arpa las cuerdas tienen diferentes longitudes, y a una cuerda más corta corresponde siempre una nota más aguda. En cambio, en los demás instrumentos –guitarra, violín…- las cuerdas tienen la misma longitud, pero la mano izquierda del ejecutante (diestro), al pisarlas, la modifica acortándola, puesto que sólo vibra el trozo de cuerda que media entre el dedo y el puentecillo, y cuanto más se aproxima aquél a éste, más se acorta la cuerda y más se eleva el sonido. (¿?)

No hay instrumento de cuerda sin clavijas, y según se aumenta o disminuye con ellas la tensión, el sonido se eleva o desciende, respectivamente, sin que la longitud ni el peso de cada cuerda experimenten cambio.

En cuanto al peso de las cuerdas, a simple vista se observa en ellas diferencias de grosor o de materias constitutivas, lo que determina variación en el peso. Algunas para aumentar en este sentido tienen enroscado un alambre más o menos fino, de cobre, en toda su extensión, con lo cual se evitan longitudes de cuerda inconvenientes y que serían indispensables para los sonidos graves, de no compensarse la merma de longitud con el aumento de peso. (Mande?).

Diapasón. Se da el nombre de diapasón a un pequeño instrumento que produce únicamente una nota, la cual se toma como punto de referencia para la entonación de las demás. En 1879, una Comisión Internacional acordó afinarlo con la nota la y la frecuencia 435. (Seño!)

Conviven cuatro sistemas de afinación en la práctica musical. El sistema de Pitágoras, el de Zarlino, el de Holder y el sistema temperado. En el caso de los instrumentos con trastes en el batidor –mástil- quedan sujetos al sistema temperado. (Tempe…qué?. Seño!! Que me he perdío!!)

No me extraña! Si no paras quieta!. (Es que no entiendo nada y me aburro!) Lo que intento explicarte es que ahora que hemos conseguido cambiarle las cuerdas a la guitarra, vamos a afinarla. (Y todo este misal para eso!?! Mardito conservatorio del demonio!! ).

2 comentarios:

Jorge dijo...

afinamos un temperado,donde infliye la longitud de la clavija y se acorta el diapasón del peso desde la materia constitutiva, en su extensión, mas o menos Zarlino?
madre,madre,socorro¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡(eso si en 1.879).
¿Y la proxima semana hablaremos del gobierno?.
Sin olvidar a Holder

Ana dijo...

9 años de conservatorio -que se dice pronto- y para lo que me sirve!.
Una infancia "truncada" (si, me estoy poniendo "dramática")horas y horas (2h. diarias, cinco días por semana)dedicadas a la Teoría de la Música, el solfeo, el canto coral, la guitarra y la santa madre de todos!!

Mientras, mis "amigüitas" le echaban menos horas al inglés, que dónde vas a parar! mucho más práctico en el día a día!.

LLevo seis días intentando afinar la guitarra!! He podido? NO!! DAViiiiD!! (Ana! cálmate!) No me quiero calmar! David! quién es el "músico" ahora, eh?!!!.


Jorge,

tienes razón. Socorroooooo!!
(Y eso que he puesto la versión más light de toda la que tengo en la cabeza. No he hablado de las series integrales unitónicas, ni de armónicos, concomitantes o alícuas!!).

Que porqué no toco la guitarra, me preguntan!. Porque a la niña de ocho años en lugar de enseñarle a amar la música le castraron el oído durante nueve años!! Dónde está el defensor del menor ahora!!?.
Snif!!.