martes, 3 de junio de 2008

Once upon a time…..


…. en un país de aquí al lado (Guau! vas a contar un cuento?) reinaba un Rey sabio (Tu jefe sale en el cuento?) que tenía dos hijos (el príncipe “funcionario” y la princesita “insegura”, a que si?), como se sentía cansado y los médicos del reino le habían aconsejado delegara responsabilidades, decidió contratar a una persona de confianza, un “Asesor Real” (Ala! tú también sales?).

Cuando el Asesor del rey llevaba un mes trabajando, el príncipe le dijo; - Me has demostrado que eres buena persona, ten cuidado!, en la corte se empieza a hablar de ti. (Uf! no tuviste miedo?). El asesor sonrió y siguió trabajando. Cuando llevaba dos meses en la corte, la princesita –celosa con las atenciones y la confianza que el Rey depositaba en el “Asesor Real”- habló con su padre y plantó en él la semilla de la sospecha…..(Ella también hace el papel de la bruja mala?. No se vale! ese lo quería yo!) No es ninguna bruja mala. (No?) NO. (Me lo explicas?).

Vivimos en la cultura de la sospecha. Se dice que sus tres grandes gurús han sido Freud que (yo lo sé!. Él nos hizo desconfiar de la voluntariedad de nuestras decisiones, porque pensaba que estaban en gran parte amañadas por nuestro inconsciente) Quién más?, (Marx que nos hizo desconfiar de la verdad de nuestras creencias, porque sostuvo que dependían de nuestra situación económica y social) Y? (….) Nietzsche (Huy! de éste no me acuerdo!) él nos hizo desconfiar del altruismo de nuestras intenciones porque aseguraba que debajo de ellas latía un insaciable afán de poder. (Con razón no me acordaba!)

Entiendes ahora?. (La Princesita lee a Nietzsche?!) La Princesita piensa que “su trono” corre peligro y desconfía de la preocupación que mostramos por la salud del Rey. (Pero es que a nosotras nos importan las personas! Además! no queremos ningún trono!) Cierto, pero ella todavía no nos conoce. (Ahora es cuando me dices lo del “voto de confianza”?) Ahora. (Vaaale. Durante cuánto tiempo? ) Un año. (Uf!) Tranquila, tenemos reservas suficientes de ……

Mañana te lo cuento.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ups!!! en todos los cuentos esta el Rey, el principe, la princesa, la bruja.... Pero te olvidas de lo mas importante!!! el dragón!!!!!!!! saca fuego por la boca.. gruñe y en fin + de lo +....
besitos rellenos de cocholate!!

javier dijo...

No podrias haber definido mejor lo que es la realidad laboral, siempre aparecen este tipo de personajes. El problema es que en el caso de empresas familiares esto se vive más aún, ya que de todo esto depende el que a final del balance del año haya quedado para comprar un mercedes o un ibiza, sin desmerecer ni a uno ni otro coche... pero sí que las personas tenemos esas feas costumbres materiales, bueno no todas. Ánimo y a demostrar lo que vales, como siempre has hecho. Un abrazo.

Almond dijo...

Ei,

¿Y la poción mágica? éstas que salen siempre en los cuentos de reyes y princesas...

Pues eso: que se tomen varias con ginger ale, que seguro levantan el ánimo y relajan un montón.

Y si se mezclan con bourbon, ni te cuen :-)

Dulces ronroneos,

Almond

Ana dijo...

Anónimo,

Lo mejor para mi de confiar en las personas es que si las tratas por lo que pueden llegar a ser en lugar de por lo que són, llegan a serlo.

No será necesario sacar al "dragón" a escena. Si lo fuera, también nos vendrá bien a todos, al dragón para "airearse" y al que padezca la "llamarada" para que recuerde que su libertad acaba dónde empieza la del otro.

Javier,

En el balance de final de año, "veo" ese Mercedes y subo la apuesta a un aumento en la "cartera de clientes" de un 20%. (Esto lo sabemos tú y yo a día de hoy, el Rey, la Princesita y su desconfianza tendrán que esperar a finales de año para verlo. Me cachis! cuánto sufrimiento innecesario ;-)

Almond,

tienes razón!, ahí va la "poción mágica";

250gr. de Oxitocina,
dos cucharaditas de sonrisas,
un par de "dulces ronroneos",
un beso relleno de chocolate,
cuarto y mitad de abrazos,
y agitarlo bien a ritmo de BSO.

Barra libre para todos los que os dejáis caer por aquí!!.

Jorge dijo...

Se te ha olvidado Kierkegaard, que desconfiaba de : Freud, Nietsche, Marx, y se te olvida Engels, pero sobre todo desconfiaba de?